Análisis | Denuncias | 19 julio 2012

Las monitas del CNE (análisis, Charito Rojas)

“La historia de la libertad es la de la lucha por limitar el poder del gobierno.” – Thomas Woodrow Wilson (1856 – 1924), 28º Presidente de los Estados Unidos.

CNE no ve ni oiga ni habla

¿Qué clase de acuerdo es éste que se firmó con el CNE? Sin diálogo ni conclusión alguna entre las partes, se tergiversó la intención de frenar el abuso oficialista en su descarada campaña.

La historia es así: Henrique Capriles propuso un acuerdo de 6 puntos ante el CNE, con la esperanza (que es lo último en perderse) de que el órgano rector fungiera de negociador entre las partes. Tal acuerdo contemplaba seis puntos:

1. Los candidatos se comprometen a aceptar los resultados que sean producto de un proceso electoral transparente que recoja la voluntad de los electores.

2. El candidato presidente se compromete a no usar, hasta el 8 de octubre de 2012, cadenas de radio y televisión para promoverse, salvo que se presente una situación verdaderamente excepcional que realmente amerite dirigirse a la Nación.

3. No se utilizarán fondos públicos en la campaña electoral, ni se hará propaganda encubierta bajo formato de micros informativos de obligatoria difusión.

4. No se utilizarán sitios oficiales, físicos o digitales, para hacer propaganda electoral.

5. Se respetarán las normas del Reglamento de Procesos Electorales en materia de Propaganda y las decisiones que dicte el árbitro al respecto.

6. Comprometerse a facilitar las condiciones necesarias para que los candidatos transiten libremente por el territorio nacional, llevando sus consignas y mensajes políticos en paz, con tranquilidad y sin violencia.

Esta propuesta señalaba al CNE las violaciones e ilegalidades en las que está incurriendo la campaña oficialista, ya que por lo visto las señoras rectoras no se han dado cuenta de lo que ve el país racional:

1) que el Presidente se vale de su condición para hacer campaña electoral en escenarios prohibidos, como son los recintos militares y educacionales;

2) que el Presidente utiliza las cadenas que deben ser exclusivamente para informar de temas de interés nacional para alabar su queso y criticar al oponente;

3) que el candidato oficialista está utilizando funcionarios públicos y miembros de la Fanb como fichas responsables de su campaña electoral;

4) que el Presidente utiliza recursos provenientes del presupuesto nacional, bienes públicos y edificios gubernamentales;

5) que el candidato oficialista utiliza los espacios publicitarios obligatorios en los medios audiovisuales para hacer abierta campaña a su favor;

6) que el Presidente candidato tiene un desmedido despliegue publicitario impreso que ha empapelado a todo el país, aún en zonas prohibidas.

En realidad, el CNE es el principal infractor al permitir que este ilegal ventajismo siga adelante, sin que, tal y como lo ha confesado el rector Vicente Díaz, las rectoras -todas de conocida filiación revolucionaria-, hagan el menor caso a las denuncias ni manifiesten voluntad de aplicar las sanciones que merecen.

Muy al contrario, el ente electoral decidió acomodar el acuerdo y dejarlo en 3 puntos: el respeto a la normativa, el reconocimiento al árbitro y no generar acciones que puedan entorpecer el correcto desarrollo de la campaña. Un acuerdo genérico que no es acuerdo sino complacencia a la voluntad del candidato Presidente, que excluyó de plano la utilización de cadenas, de recursos públicos, de funcionarios públicos, de todos los elementos prohibidos en la ley pero que las tres rectoras, igual que los tres monitos, no oyen ni ven ni hablan de eso.

Un estudio de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) determinó que el candidato Presidente ha violado 217 veces las normas electorales, fundamentalmente en lenguaje agresivo y descalificador contra Capriles, uso de fondos y edificios públicos. Pero el Comando Carabobo no sólo no reconoce las violaciones, sino que por boca de Diosdado Cabello ha dicho que el Presidente continuará haciendo las cadenas “porque eso no está regulado en ningún lado”. Es verdad, las cadenas no tienen regulación y por eso es que el Presidente ha abusado de ellas como le ha dado la real gana.

Pero también es verdad que en campaña electoral el CNE puede reglamentar el uso de medios publicitarios y las cadenas es pieza importante en la oficialista.

Al Presidente lo único que le interesa de este acuerdo es que Capriles firme que reconocerá el resultado electoral y punto. El candidato opositor ha propuesto que se diga que ese resultado realmente corresponde a la voluntad de los electores. Y allí está el punto de tranca de los rojizos, que están chorreados porque saben que Capriles no es Rosales y que la oposición del 2006 no es la misma que ésta, unida en bloque para derrotar al abusador.

Suscríbete al boletín de alertas :: Denuncia el #AbusoPoder via el @cadenometro

AQUÍ ENTRE NOS

* La orden partió del Ministerio de Educación y ya en varios distritos escolares la están aplicando: la Ministra Maryan Hanson instruyó para que en planteles públicos y privados se retiren las materias extra curriculares como inglés, música, computación y religión. Hasta ahora no hay respuesta del Ministerio a los reclamos de los padres y representantes, que tratan de proteger el derecho de los menores a ser formados integralmente.

“Esta es una decisión arbitraria que se toma finalizando el año escolar y las propuestas educativas de cada colegio deben ser aprobadas a principio de cada año escolar en Asamblea de Representantes”, dijeron voceros de Fenasopadres. Los más afectados con esta medida serán los niños de los planteles públicos, porque tienen menores oportunidades de buscar alternativas complementarias en su formación escolar. En cambio, los planteles privados pueden impartir esas materias en otros horarios. Muchos padres inquietos se preguntan si las clases de inglés serán sustituidas por el mandarín.

* Venezuela aún no ha podido cancelar su parte en la refinería de Pernambuco a su socia brasileña Petrobras; ha incumplido en la construcción de refinerías por medio mundo; Finlandia y Suiza están exigiendo al gobierno venezolano les cancele una deuda que tiene desde 2004 por las obras (inconclusas por cierto) de los metros de Valencia y Maracaibo; el país está lleno de primeras piedras, vallas de obras fantasmas, promesas incumplidas y el gobierno le debe a cada santo una vela. Pues ahora Caracas anuncia que financiará la construcción de un canal interoceánico por Nicaragua, según anunció la embajadora venezolana María Alejandra Ávila en ese país centroamericano, alegando “razones estratégicas de soberanía, de independencia”. El mega proyecto, cuyo costo de construcción ronda los 30.000 millones de dólares, ya fue aprobado por la Asamblea Nacional nicaragüense. Según confirmaron en ese parlamento, existe interés de Rusia, China, Brasil y Venezuela en participar en la construcción de la multimillonaria obra.

* Usuarios de la clínica Guerra Méndez quieren saber quién dio permiso a una línea de taxi que ha tomado la mitad de la calle 5 de julio, del lado donde está la farmacia y el cafetín, junto a la torre A. Denuncian que con un mecate y pintura blanca cercaron la mitad de la calle y por el frente abarcan la torre principal. El colmo es que pegan calcomanías a quienes se atrevan a estacionar en “su zona”. Dicen que los chavistas que controlan las calles del centro de Valencia les dieron las calcomanías y el puesto. ¿Y no hay autoridad de tránsito esta arbitrariedad? Ah, se me olvidaba: también son chavistas.

* Un acucioso lector nos escribe preocupado contando lo siguiente: “Ayer pase dos veces por el llenadero de gasolina de Yagua y me llamó la atención que están sacando las camionetas blancas que tenían ¿meses? ¿años? paradas. Pareciera que las lavan y luego las llevan a equipar en la bomba que está en la misma Variante, en sentido contrario”.

Curioso y pudiéramos pensar en varias teorías: contrabando de extracción, utilización de vehículos oficiales en campaña política o en fines particulares. Por cierto, el lector termina su misiva con una conmovedora acotación: “Yo escuché muchos años su programa ya que siempre venía de camino de mi trabajo, no siempre estuve de acuerdo con sus opiniones, pero como extraño la Venezuela donde todos podían opinar, no la presente donde solo se da cabida en los medios de comunicación oficiales a la vulgaridad y el jalamecatismo”.

* La participación de Pastor Maldonado en la F1 sigue levantando polémica. Sus dos últimas actuaciones han sido criticadas y sancionadas. Sus colegas pilotos lo consideran una amenaza para sus vidas, por la imprudencia del venezolano, que muchos creen que es arrojo. Está quebrantando un principio sagrado de los pilotos: no embestir otros vehículos poniendo en riesgo la seguridad en la pista. Maldonado quiere pero no puede. Está en un deporte elitesco, que en Venezuela tiene selectos seguidores, pero el patrocinio que le da Pdvsa ofende a quienes están pasando trabajo por una casa, por cortes eléctricos, por infraestructura dañada o carencia de agua y de seguridad, ítems que bien merecen la inversión que se hace en tener a un venezolano en la F1. El contrato entre Pdvsa y Williams Grand Prix Engineering Limited destaca que la obligación comenzó a partir de 2011 hasta el año 2015.

@charitorojas

El monto total contratado es de 244 millones 921 mil 173 dólares, o sea más de un millardo de bolívares, a tasa de 4,30. ¿Qué beneficios trae a Venezuela semejante gasto? Fuera de Pastor Maldonado, ¿quién está ganando allí? Para que se indignen, el precio promedio de cada vivienda de la Misión es de 40.700 dólares. Échenle pluma para que vean cuantas pudieran construirse con ese millardo de Maldonado. Y me dicen además que en el contrato del corredor hay $ 20.000 anuales para viáticos y una Fundación que el propio Maldonado gerencia, con un capital inicial de 86 millones de bolívares. Y pensar que otros deportistas, como Daniela Larreal, tuvieron que suplicar para que Cadivi les aprobara un cupo para asistir a las Olimpíadas.

Artículo original en La Patilla