#NoalVentajismo | Informes | 29 octubre 2012

Centro Carter destaca falta de equidad en la campaña presidencial

Jennifer McCoy y Francisco Diez en Caracas para el Centro Carter

La misión independiente de estudio del Centro Carter en Venezuela dio a conocer hoy un informe pre-electoral en el que se evalúan los elementos clave del proceso electoral venezolano 2012, incluyendo temas tales como el registro de votantes, las condiciones de la campaña, las condiciones de la votación, la integridad del conteo de votos y el proceso de resolución de conflictos. […]

Dado que el Centro Carter no tendrá una misión de observación, no proporcionará una evaluación exhaustiva de la calidad del proceso electoral en su conjunto. En su lugar, la institución emitirá un informe después de las elecciones basado en las entrevistas realizadas, los informes de organizaciones de observadores nacionales, el análisis de las leyes y reglamentos venezolanos y las observaciones personales a lo largo de un período de cinco meses.

Condiciones de la campaña

Acceso mediático: Las condiciones en las que se desenvuelven los medios en Venezuela han cambiado drásticamente a lo largo de la última década, pasando de un claro predominio de estaciones de televisión y radio y medios de noticias impresos de propiedad privada (mayormente opuestos políticamente al gobierno de Chávez) a un sostenido crecimiento de los medios de comunicación de propiedad estatal que incluyen ahora cinco canales de televisión y varias estaciones de radio que promueven el programa y la ideología del gobierno. La cuota de mercado de los medios estatales, sin embargo, particularmente los televisivos, es bastante pequeña (según algunos analistas, los canales de televisión estatal venezolanos captan solamente un 5,4 por ciento de la audiencia, mientras que el 61,4 por ciento ve canales de televisión privados, y el 33,1 por ciento televisión por suscripción).

Publicidad electoral: Las leyes venezolanas permiten a cada candidato comprar tres minutos de anuncios televisivos y cuatro minutos de anuncios en la radio, por estación y por día. Sin embargo, las leyes permiten también al gobierno transmitir anuncios institucionales gubernamentales gratis, los cuales son muy parecidos a los anuncios de campaña, hasta 10 minutos por estación y por día. El CNE no ha definido los anuncios gubernamentales que defienden políticas oficiales gubernamentales como publicidad electoral, pero ha prohibido algunos anuncios patrocinados por la oposición que son críticos con las políticas gubernamentales.

Adicionalmente, el Presidente puede ordenar emisiones obligatorias de sus discursos (cadenas), lo cual ha dado como resultado 40 horas y 57 minutos de emisión durante la campaña oficial desde el 1 de julio al 1 de octubre. Esta situación ha llevado a la MUD a reclamar en repetidas ocasiones que no hay equidad en la publicidad de las campañas.

Tono y calidad de la cobertura noticiosa: Los medios de comunicación venezolanos siguen estando polarizados y tienden a informar sin incluir en su cobertura comparaciones o contraste, presentando por lo general solamente el punto de vista de una parcialidad política. Algunos medios tienden a informar sólo acerca de los aspectos negativos del candidato al que se oponen y los aspectos positivos del candidato al que apoyan. A pesar de esta situación general, algunos medios venezolanos han hecho esfuerzos considerables para ofrecer una perspectiva más balanceada, dando oportunidades a ambas campañas para expresar su mensaje.

Equidad financiera de la campaña: Venezuela sigue siendo un país atípico en el hemisferio en el sentido de que no proporciona en absoluto financiamiento público a los partidos o candidatos políticos. A pesar de que el Consejo Nacional Electoral exige a las campañas informar acerca de sus donaciones y gastos, no hay límites para ninguno de los dos rubros, y normalmente no se hacen públicos. Bajo tales circunstancias, ha sido muy difícil evaluar el financiamiento de las campañas.

Uso de recursos estatales: El uso de recursos estatales para la campaña por parte del partido gobernante es ilegal en Venezuela. El Consejo Nacional Electoral advirtió a la campaña de Chávez que debía eliminar algunos afiches de edificios gubernamentales, pero las ONG que monitorean la campaña han señalado el amplio un uso de recursos gubernamentales para apoyar la campaña de Chávez, tales como el uso de vehículos pertenecientes a dependencias gubernamentales para transportar trabajadores de campaña y partidarios. Sin una revelación de los gastos, es difícil evaluar hasta qué punto se están utilizando los recursos estatales para la campaña.

La ley establece que los funcionarios gubernamentales, incluyendo las autoridades elegidas y no elegidas, tanto a nivel nacional como local, no pueden participar en actos de campaña mientras ejerzan sus labores para los despachos que representan. Los gastos gubernamentales en programas y servicios sociales, sin embargo, son legales y constituyen una ventaja normal de cualquier gobernante que se postule para ser reelegido. Este año, el gobierno ha aprovechado los altos precios del petróleo y el endeudamiento público para incrementar a pasos agigantados el gasto público con un visible aumento de la construcción de viviendas para la poblaciones de bajos recursos, lo cual ha hecho que muchos analistas pronostiquen un fuerte ajuste económico en el 2013, que tendrá que enfrentar cualquiera de los candidatos que gane estas elecciones.

Informe completo en el sitio web del Centro Carter