#NoalVentajismo | Informes | 6 diciembre 2012

Misión de estudio del Centro Carter sobre el proceso electoral venezolano de 2012 (informe)

Centro Carter

Las elecciones presidenciales de 2012, que ganó Hugo Rafael Chávez Frías, reflejaron y reafirmaron la intensa confrontación política y polarización social a las que ya se han acostumbrado los venezolanos desde que Chávez fue elegido presidente en diciembre de 1998. Afortunadamente, las tensiones no se desbordaron y la votación se llevó a cabo de manera pacífica en medio de un proceso con fuertes intereses en juego. […]

Con todo, luego de la votación surgieron algunas quejas aisladas sobre una posible comisión de fraude. La totalidad del liderazgo opositor, sin embargo, incluyendo -lo más importante-, al propio Capriles, rechazaron unívocamente tales quejas, reafirmando sin ambivalencias que los resultados reflejaban la voluntad del electorado.

Por el contrario, las denuncias sobre el uso evidente por parte del gobierno de recursos del estado para impulsar la campaña de reelección presidencial, así como el relativo silencio de la autoridad electoral sobre ese tema, ganaron notoriedad rápidamente. Lo que los venezolanos llaman “ventajismo” -el uso de la maquinaria del gobierno por parte del titular del poder ejecutivo para crear condiciones desiguales durante la campaña, y facilitar una extraordinaria movilización de votantes el día de las elecciones-, se transformó así en el tema más importante del debate nacional sobre la calidad de las elecciones venezolanas.

El gobierno de Chávez y su partido, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), elogiaron incondicionalmente los esfuerzos del CNE. La evaluación de la oposición, mientras tanto, fue menos entusiasta. Si bien los líderes de la MUD, incluyendo a Capriles, reafirmaron que el electorado había elegido a Chávez, al mismo tiempo denunciaron, en forma elocuente, la existencia de condiciones de juego desiguales. Grupos de la sociedad civil exigieron al CNE emprender reformas inmediatas en las normas de cara a las elecciones de gobernadores que tendrán lugar en diciembre. […]

Más datos sobre ventajismo de los medios públicos en la campaña 2012
Informe completo de la misión del Centro Carter (en español)
Informe completo de la misión del Centro Carter (en inglés)

Condiciones de la campaña

A pesar de que las condiciones en la contienda electoral no son nunca perfectamente iguales, es importante regular dichas condiciones a fin de garantizar un ambiente de competitividad, sobre todo cuando los titulares en ejercicio de los cargos se postulan para la re-elección. El alcance y la fortaleza de los mecanismos de regulación, y la determinación de las autoridades a cargo de hacerlos cumplir, determinan en gran medida la habilidad para contrarrestar las ventajas naturales del candidato en el ejercicio del poder, y garantizar así igualdad de condiciones en la competencia electoral.

En el caso de Venezuela, la reforma constitucional de 2009 eliminó los límites al número de períodos de gobierno al que pueden postularse tanto el presidente como losgobernadores y alcaldes, de forma que las elecciones presidenciales de 2012 representaron la cuarta campaña presidencial de Chávez. Capriles era gobernador cuando fue postulado para ser presidente, pero tuvo que dejar su cargo para incorporarse a la campaña presidencial (las leyes venezolanas prohíben a los gobernadores que se postulan como candidatos presidenciales permanecer en sus cargos, aunque permiten al presidente en funciones continuar en su cargo mientras se postula para la reelección).

Inmediatamente después de las elecciones, Capriles retornó a su cargo de gobernador y lanzó su campaña para ser reelegido en las próximas elecciones regionales del 16 de diciembre. Tanto Capriles como otros gobernadores en funciones que se postularon para ser reelegidos gozan de las ventajas que tienen los titulares de dichos cargos.

El ventajismo. El uso de recursos del estado es quizá la ventaja más grande de la que gozan los candidatos en el ejercicio del poder, y la más difícil de evaluar, en particular cuando las contribuciones y los gastos de campaña no se dan a conocer públicamente, como es el caso de Venezuela. El ventajismo, o la ventaja indebida a favor del candidato en ejercicio, se convirtió en uno de los temas de la campaña de 2012. El uso de recursos del estado puede dividirse en varias categorías: gasto público legal en servicios de gobierno, uso de medios de comunicación estatales, y uso ilegal de recursos del estado para actividades de campaña y movilización de votos. En este informe se analiza la información disponible sobre cada uno de estos tres aspectos.

  • Se estima que los gastos gubernamentales nacionales se incrementaron en un 45 por ciento en 2012, comparado con 2011. La Gran Misión Vivienda Venezuela fue un programa muy popular durante la campaña. Se trata de un proyecto subsidiado por el gobierno para construir casas y entregárselas gratis a ciudadanos de bajos recursos. Según varias fuentes, en el primer año de esta misión se construyeron entre 44.000 y 265.000 casas, aunque se emitió hasta un millón de certificados que habilitan a recibir casas en el futuro. Los anuncios del gobierno resaltaron este programa a lo largo de toda la campaña.
  • El panorama de los medios de comunicación venezolanos cambió drásticamente en el transcurso de la última década, pasando de un claro predominio de medios televisivos, radiales e impresos privados (en su mayoría políticamente opuestos al gobierno de Chávez) a un claro crecimiento de los medios estatales, los que ahora incluyen cinco canales de televisión y varias importantes estaciones de radio, todos los cuales promueven el programa y la ideología del gobierno (si bien la cuota normal de mercado de los medios estatales, en particular la de los medios televisivos, es bastante pequeña, representado sólo el 5,4 por ciento, durante la semana de las elecciones, la misma aumentó al 24 por ciento, alcanzando el segundo lugar en la preferencia de los votantes).
  • Venezuela es un país atípico en el hemisferio en el sentido de que, según la Constitución de 1999, no se suministra financiamiento público alguno ni a los partidos políticos ni a las campañas. No es posible conocer la cantidad de fondos privados que recaudó cada campaña. Las organizaciones no-gubernamentales venezolanas que monitorearon las campañas informaron sobre el uso de vehículos gubernamentales para montar propaganda a favor de la campaña del partido de gobierno, así como para transportar a empleados públicos y simpatizantes a marchas pro-oficialistas y a votar el día de las elecciones (el último punto incluyó también algunos gobiernos locales, tanto oficialistas como de oposición).

El acceso a los medios. Las leyes venezolanas permiten a cada candidato comprar tres minutos de publicidad por día en televisión y cuatro minutos en radio. Las leyes, sin embargo, permiten además al gobierno transmitir de forma gratuita anuncios institucionales de hasta 10 minutos por estación, cada día, los cuales son muy parecidos a los anuncios de campaña. Adicionalmente, el presidente puede ordenar la transmisión obligatoria de sus discursos (cadenas). Durante la campaña, en el período que va del 1º de julio al 1º de octubre, el tiempo consumido por transmisiones en cadena ascendió a 40 horas y 57 minutos.

Más datos sobre ventajismo de los medios públicos en la campaña 2012
Informe completo de la misión del Centro Carter (en español)
Informe completo de la misión del Centro Carter (en inglés)

Suscríbete al boletín de alertas :: Sígue @cadenometro :: Utiliza #NoalVentajismo