Análisis | Denuncias | 26 febrero 2014

Campaña mediática del gobierno venezolano

1903909

La campaña mediática instrumentada por el Presidente Nicolás Maduro, realizando cadenas de radio y televisión todos los días y a veces varias diariamente, ha fracasado en sus objetivos de ganarse la voluntad o el respaldo de la mayoría de los venezolanos, porque ninguna campaña mediática puede cambiar la conciencia democrática de la población si no encuentra plena justificación en lo que informa.

Por ejemplo, ni su propia gente cree que la oposición está preparando un golpe de Estado, cuando todos saben que ese tipo de golpe sólo lo pueden ejecutar los militares que tienen mando de tropa, capacidad y coraje para que no les pase lo que al extinto Comandante Chávez, que teniendo bajo su mando a los mejores batallones del Ejército de la época, fracasó el 4 de Febrero de 1992. Ningún civil puede disponer de un contingente con alto poder de fuego para intentar un golpe de Estado. De quienes debe cuidarse Maduro es del nido de alacranes que denunció el fallecido General Muller Rojas, que rodeaban al ex –Presidente Chávez y que posiblemente no ha desaparecido.

Tratar de ocultar las multitudinarias manifestaciones pacíficas de los estudiantes, a las que se ha sumado toda la oposición, censurando a los medios y acusándolos de conspirar con el Imperio y el ex Presidente Uribe Vélez de Colombia, no sólo es una burda manipulación del gobierno, sino el intento de desviar la atención del pueblo venezolano, en torno a los graves problemas que atraviesa el país, tales como la inseguridad, agravada con la represión criminal de los paramilitares contra los manifestantes, el alto costo de la vida, la escasez, el desempleo y el deterioro de los hospitales

La denuncia del Presidente Maduro acerca de una campaña mediática en su contra, propalada por los principales voceros del gobierno, para sacarlo de Miraflores, además de cínica, falsa, lo que busca es justificar la censura a los medios, a la libertad de expresión, para ampliar la hegemonía comunicacional que ya ejerce a través de más de 700 medios de comunicación en su poder, pero que apenas es visto u oído por un 11% de la audiencia nacional

Los medios de comunicación social privados no tienen por qué hacer ninguna campaña contra el gobierno, porque basta con informar veraz y oportunamente lo que ha hecho y sobre todo lo que ha dejado de hacer de acuerdo con las atribuciones que le otorga la Constitución Nacional que el Comandante eterno hizo aprobar en 1999.

El deterioro de toda la infraestructura vial construida en los últimos 60 años, diez de la dictadura de Pérez Jiménez y cincuenta de la democracia representativa, es algo sobre lo cual sólo hay que preguntarle a los venezolanos que la transitan diariamente, para luego informarle a toda la nación. No es ninguna campaña mediática mostrar en diferentes vehículos de comunicación cómo se cae a pedazos un porcentaje importante de puentes y viaductos.

No han sido mantenidos los hospitales ni las escuelas, con algunas excepciones desde luego, construidos antes del ascenso al poder de la revolución bolivariana y militarista. De allí que lo que deslegitima al gobierno del heredero del Presidente Chávez es la incapacidad del equipo ministerial, gobernadores y alcaldes escogidos a dedo por el propio jefe de Estado para hacerlos elegir por un CNE dependiente también de Miraflores.

Y en los últimos días el gobierno trata de ocultar la grave violación de los Derechos Humanos, perpetrada por los cuerpos represivos contra varios jóvenes detenidos, desconociendo la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales firmados por el propio gobierno, que consideran la tortura como un delito de lesa humanidad.

En momentos en que la economía, según estudiosos y expertos en la materia, camina hacia un inevitable colapso, constatado por las amas de casa cuando van al mercado, ni la campaña mediática del gobierno, ni la represión criminal, pueden detener el descontento de la mayoría de los venezolanos que hoy se expresa en las protestas pacíficas contra los resultados negativos de una política económica y social que empuja al país hacia un abismo de miseria, coincidente e importado del socialismo autoritario de la Cuba que Fidel Castro llevó a la ruina.

Por Juan Páez Ávila 

Source: http://www.noticierodigital.com/2014/02/campana-mediatica/

Deja un comentario