Análisis | 5 enero 2016

ANTV debe ser de servicio público

Por Indira Rojas

Que no debería tener una ideología específica. Que no tiene por qué estar a las órdenes de un partido político. Y hasta que fue hecho a imagen a semejanza de la BBC de Londres, pero que nunca ha funcionado como tal. De todo se ha dicho en los últimos tres días acerca del canal televisivo Asamblea Nacional TV (ANTV), que fuera fundado por el Estado el 12 de marzo de 2005 para divulgar las actividades que realizan los diputados venezolanos y las leyes que discuten y promulgan en beneficio del país.

Cierto o no cada una de las premisas anteriores, a cinco días de haberse elegido las nuevas autoridades parlamentarias del país, un grupo de comunicólogos, periodistas, investigadores de la comunicación y productores de televisión coincide en que la coyuntura es propicia para crear un canal de televisión al servicio de los ciudadanos y, por qué no, que logre por fin llamar la atención del televidente común y corriente.

¿Qué puede hacer el canal de la Asamblea Nacional para acercarse a un estándar de medio público ideal? La periodista y profesora Acianela Montes de Oca, directora del Departamento de periodismo de la Universidad Católica Andrés Bello, está convencida de que la Asamblea Nacional puede ofrecer a los venezolanos un canal televisivo de primera.

“Ya (los investigadores y comunicólogos ) Antonio Pasquali y Marcelino Bisbal se han referido a la necesidad de tener medios de servicio público. Creo que, además de promover la cultura legislativa y acercar más a los espectadores a las funciones que cumplen los diputados, la ANTV debería estar orientada a pulsar los problemas sociales y a mantener un mayor contacto con la gente y con las minorías que tienen algo qué decir”.

Ejemplos de canales legislativos al servicio de las comunidades, dice Andrés Cañizález, profesor e investigador de la Universidad Católica Andrés Bello, hay en países como Estados Unidos y Brasil, donde, además de transmitirse las sesiones regulares del Parlamento, se ofrece al público contenido histórico, documental, debates informativos y programas de opinión de gran interés para los ciudadanos.

“Además de transmitir las sesiones generales de la Asamblea, se podrían poner al aire las discusiones que no ocurren regularmente en una sesión ordinaria del hemiciclo. Por ejemplo, cuando la Comisión de Finanzas debate un presupuesto, tal como sucede en otros países, como Brasil. También podrían producirse programas de opinión en los que participen los diputados y hasta un noticiero enfocado sobre todo a mostrar el trabajo que realizan a diario cada uno de los parlamentarios”.

Menos parlamentarios y con programas que no necesariamente deberían estar a cargo de los propios diputados, advierte Acianela Montes de Oca, quien propone otorgarle espacios en la pantalla al ciudadano común, que es a fin de cuentas quien padece la realidad del país.

“Debería hablar más la gente y menos los diputados”, dice, de lo más tajante, la profesora universitaria, quien se atreve a afirmar que ANTV bien podría ofrecer contenidos durante las 24 horas. Un punto que no comparte su colega Andrés Cañizález, para quien “la naturaleza de un canal de este tipo daría para un horario entre 6:00 a.m. y 12:00 am”.

Si son 12 o 24 horas no tiene tanta importancia para Tony Rodríguez, vicepresidente de dramáticos de Televen, quien cree que lo vital es que sea un canal didáctico para los venezolanos. Lo que no necesariamente tiene que estar reñido con el concepto de “entretenido”.

“El canal de la Asamblea Nacional debe volcarse sobre todo al contenido didáctico y comenzar a explicarle a la gente las cosas que no entiende o desconoce del mundo parlamentario. Por ejemplo: Qué leyes se están discutiendo actualmente, quiénes trabajan en cada comisión, para qué sirve cada ley, y cómo se traduce todo eso en el beneficio del ciudadano de a pie”, dice el también director y actor de televisión.

 Que sea plural

Ricardo Di Salvatore, gerente de variedades de Venevisión y productor de contenidos, asegura que ANTV debe estar dirigido a absolutamente todos los venezolanos, sin distingo de razas, credos, géneros, orientación sexual, o colores políticos.

Él, que advierte que no ha visto ni una sola vez el canal de la Asamblea Nacional, asegura entender perfectamente cuál debería ser su naturaleza, que es política. “Un canal de música, transmite videos y música. Uno de telenovelas, telenovelas. El de la Asamblea debe transmitir información de servicio público. Y tiene que mostrar, además, todos los puntos de vista posibles, porque se supone que en la Asamblea Nacional están concentrados todos los partidos, lo que significa que es una representación de la población venezolana, no de un solo grupo”.

Fuente: http://m.eluniversal.com/arte-y-entretenimiento/television/151210/antv-debe-ser-de-servicio-publico

Deja un comentario