#AbusoPoder | Análisis | 25 abril 2017

El costo de no informar

Por Luz Mely Reyes

Los canales venezolanos de televisión han prácticamente invisibilizado las manifestaciones en Venezuela, la represión y peor aún, ni siquiera han establecido una agenda que les permita disimular la autocensura. Es sabido que esto puede responder a las amenazas y los aprendizajes de lo que el gobierno puede hacer. Sin embargo, eso no justifica este comportamiento.

El espectro radioléctrico es un bien público, Es decir, es de todos nosotros, y lo administra el Estado. La Constitución venezolana establece el derecho a estar informados de manera veraz y oportuna. El Código de Ética del periodista venezolano también obliga a informar, a buscar la verdad. No puede ser una excusa la espada de Damocles que algunos medios audiovisuales tienen en su cabeza. Ni tampoco es comprensible que en lo interno, no se manifieste en contra de la decisión de los altos mandos de un canal que violenta la Constitución.

Guardar silencio porque cada quien necesita su trabajo es una evidencia clara de los niveles de censura y de presión en lo interno de estos medios.

Sin embargo, me permito recordar, que el Código de Etica también tiene una clausula de conciencia. Los periodistas no tienen por qué silenciarse aunque las empresas para las que trabajan lo hagan.
Pedirle a un periodista que se quede calladito es como pedirle a un médico que no cumpla con su deber de salvar vidas, o que sea selectivo en las vidas que salva.

Como siempre tengo una fe ciega en los periodistas venezolanos. Muchos han debido dejar el país, otros han tenido que reiventarse. Y hay muchos otros que están dentro de los medios coptados. Pues ellos también son linternas. Confío e que muchos encenderán la luz. Tienen la oportunidad de hacerlo en este momento, que no es cualquiera.
Y no quiero decir con esto que renuncien o se vayan. Nooooo. Desde adentro, tienen todo el derecho a manifestarse. Con esto también le harán un favor a los censores: los obligarán a hacer el trabajo sucio.

Twitter: @LuzMelyReyes

Deja un comentario